Conectando las Escuelas Locales

¿Cómo estás Enfrentando la Pandemia? ¿Cómo va la Pega? ¿Te ha ido Bien? Son algunas de las preguntas que nos han hecho desde que inició el estallido social en Chile y además del acontecimiento mundial llamado COVID19. Es difícil, pero no queda otra que cambiar constantemente, todos los días; una nueva idea, un nuevo negocio, una nueva ayuda, un nuevo cliente. La palabra nuevo, novedad, cambio, flexibilidad ya estaba integrada en nuestro ADN y tiene dos versiones: Creatividad e Innovación.

Aprovechando las nuevas oportuinidades

Felicitamos a nuestro Director de Innovación, Nicolás Bosoni Spinetto, porque fue uno de los primeros en poner en práctica nuestro ADN y después de un análisis complejo sobre la actualidad, el futuro de la educación y aprender de lo ya había golpeado al mundo en otras crisis; por concretar de forma temprana el nivel de «Google Certified Educator Lvl. 1» válido por dos años desde la fecha.

Bajo esta prospección, se puso en marcha el plan de comenzar a transformar las entidades educativas y apoyarlas en el proceso de transformación digital. En este campo se habla siempre de una plataforma o sistema que permita, y por palabras de los sostenedores, trasladar las clases a modo online; y aquí ocurre algo complejo que no se entiende cuando se trabaja con el mundo digital o la «matrix» como muchos le llamamos.

El mundo digital no es algo pasajero y viene ya formándose hace mucho tiempo. Los sistemas tradicionales no tienen la capacidad para crecer al grado en que evoluciona el mundo digital, es decir, mientras el mundo digital pesa cada vez más, el sistema tradicional sigue pesando lo mismo porque todas las acciones que se toman no se piensan para trabajar de forma complementaria si no que siempre se está buscando una forma de restringir o de adecuar los parámetros a la realidad pasada, algo que ya no existe y que cambió.

En ese sentido las escuelas estaban buscando la pepita de oro a un costo tremendo, cuando la realidad mostraba que sólo necesitaban acuñar correctamente sus monedas de plata.

Había que mirar, había que observar, se tenía que escuchar. Un colegio es una comunidad completa, compleja pero temerosa hasta la infinidad donde, y por lo general, no se aprende del error más bien se castiga. En un colegio, y esto es importante entenderlo, cada rol siente una propiedad (dejo abierta esta idea, pero lo analizaremos en otro momento).

La Educación Digital siempre estuvo a un click de distancia

Siempre se habló de contratar un sistema, de adquirir cosas pero sin mirar a quienes ya lo hacen, como con una especie de pudor a «copiar» algo o usar algo que existe y que es bueno. Eso no lo entiendo mucho, porque lo bueno siempre se puede aplicar de alguna manera como experiencia para mejorar.

Uno de los Gigantes que tienen sistemas de información abierto y justamente en el ámbito de la educación es Google, quien desde el año 2014 (aproximadamente),  lanza de forma abierta Google Classroom para escuelas y educadores. Siempre con la visión «Americana» donde el profesor tiene el control de la clase y no la institución, asignando un veto de confianza y autonomía al profesorado para operar en sus clases.

Classroom Facilita ciertamente la comunicación entre estudiantes y profesores, con el tiempo incorporando herramientas para que los papás puedas visualizar un resumen de lo que se hace en la clase vritual; pero que de ninguna manera busca reemplazar la clase presencial. Esto es una condición «sine qua non» del aula, osea que es una herramienta complementaria, para facilitar la productividad del profesor, fomentar la curiosidad del alumno, manejar la autonomía de los roles, entre otros beneficios que incluye. Las instituciones pueden postular de forma gratuita siempre y cuando no estén a flor de ser lucrativas, y podrán integrar otras herramientas de la suit de google como Drive, Docs, Forms, etc…

Cómo podemos interpretar Classroom en Chile

Siempre que propusimos classroom todos decían conocerlo y que se topaban con una inquietud, cómo podemos ver que pasa, o cómo el profesor jefe puede controlar su cursos y que no sea propiedad del profesor, si no que de la institución. (Un detalle Olvidado, classroom trabaja con propiedad; la clase le pertenece a alguien y en el interactúan otros roles).

La verdad que sólo había que tener un poco de creatividad. Como ya lo mencionamos y la primera forma de apreciar Classroom, es que el Profesor dicta una clase específica y agrega o remueve a sus alumnos a medida que avanza el semestre; esto es completamente autosustentable cuando el alumno asiste a una universidad o tiene electivos, ya que es el alumno quien debe cambiarse de clases y es el alumno el responsable de gestionar sus asignaturas. Pero la realidad de los colegios en Chile es otra, y aquí el modelo tradicional es el que complementa la sala de clases digital; veámoslo como una clase regular, el Alumno ingresa a clases, y se mantiene trabajando en ella hasta que se retira; el profesor debe moverse de curso constantemente. Este modelo permite a los papás, en un solo lugar, mantener el control de sus hijos, y los alumnos no tienen que estar constantemente cambiando de sala y gestionando sus asignaturas, cuando aún no están capacitados para ello.

Entonces,  cada sala de clase es equivalente a un curso. El administrador de Classroom es quién debe invitar a los coordinadores y profesores jefes, para que luego ellos ejecuten la invitación del resto de los profesores (considerando que son máximo 20 usuarios colaboradores por clase y 1000 alumnos) con los respectivos alumnos. Cada tema dentro de la sala de clase, representará una Asignatura y el contenido no se debe crear cada vez o subir archivos, si no que se deben usar las Unidades Compartidas. Esto permite trabajar por departamento, monitorear y autogestionar el trabajo; importando desde drive (básicamente vinculando) los archivos se generan menos copias flotantes del mismo por curso y no afecta la unidad personal del docente.

Puede ser una visión incomoda al principio para el profesor, pero debemos pensar en los cursos más pequeños, donde los alumnos no gestionan su ambiente de aprendizaje y los papás son los que deben enviar los trabajos o revisar el material con los más pequeños.

Los primeros que se atrevieron son modelos a seguir

Colegios como Scuola Italiana Arturo dell’Oro ya habían comenzado liderando este proceso tempranamente desde Marzo-Abril, configurando de manera excepcional sus parámetros y siendo un modelo de ayuda a seguir por otras instituciones privadas de la región, ya que el sistema estaba funcionando con continuidad y de forma fiel a lo que se prometió. El colegio Parroquial San Antonio, también se atrevió a gestionar su ambiente digital, capacitando a sus docentes e integrando en una primera etapa a casi dos mil estudiantes, y que en una segunda etapa cambiará a dominio institucional, cumpliendo con sus metas y gestionando el material de manera eficiente.

Ambas integraciones fueron completamente exitosas, incorporando el soporte necesario para operar y logrando extender su sistema de aprendizaje.

SI CREES QUE ES INTERESANTE, COMPARTE ESTE LINK!

Share on facebook
Muéstraselo a tus Amigos
Share on twitter
Compártelo con el mundo
Share on linkedin
Compártelo a Profesionales
Share on whatsapp
Comparte a tus contactos

OTROS TEMAS DE INTERÉS

Babolabs - Agencia Consultora Experta en Marketing Digital
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Expertos en Marketing: nicobosoni@gmail.com